(591-2) 2420512 unitas@redunitas.org

Después de la violenta represión y acoso de la Policía contra comunidades la zona de Sabanalarga en Antioquia, Colombia, el Movimiento Ríos Vivos exige el esclarecimiento de los hechos ocurridos desde inicios de abril que llegaron a un clímax de conflicto el pasado 12 de abril.

“Ha quedado claro que no fue un desalojo, pero sí un ataque policial al lugar de habitación tradicional de los barqueros (mineros afincados orillas de río), frente al cual pedimos claridades sobre su actuación y también la del Ejército presente en la zona”, señala el comunicado del Movimiento Ríos Vivos.

¿Quién autorizó el operativo?, ¿Cuál era su objetivo?, ¿Quién asume la responsabilidad de los daños y afectaciones físicas, emocionales y psicológicas generadas en las personas que se encontraban pacíficamente en el lugar?, se pregunta el Movimiento Ríos Vivos.

Según señalan en el comunicado, las personas heridas de mayor gravedad pudieron ser trasladadas al hospital de su Municipio.

“La movilización pacífica en defensa de la vida se mantiene y en la espera de la actuación decidida de los entes competentes para atender y solucionar el conflicto. Seguimos llamando la solidaridad nacional e internacional, la presencia de Ministerio Público en el lugar y el cumplimiento de los acuerdos de la mesa social de garantías de Antioquia”, finaliza el comunicado: “Queremos PAZ, ¡pero no a los golpes!”.

El 12 de abril pasado los afectados por el proyecto Hidroituango sufrieron una fuerte represión policial, cerca de las 8 A.M. cuando un aproximado a 180 personas que se encontraban protestando pacíficamente en la playa El Arenal (Sabalarga-Antioquia) fueron atacados con balas de goma y gases lacrimógenos.

Más información:
www.debatehidroituango.blogspot.com.es
https://www.facebook.com/MovimientoRiosVivosColombia/