(591-2) 2420512 unitas@redunitas.org

Hugo Albeiro George Pérez era parte de la Asociación de Víctimas y Afectados por Megaproyectos de la hidroeléctrica HidroItuango en el departamento de Antioquia, Colombia. Pese a la firma de Paz, el país latinoamericano sigue reportando una alta tasa de líderes y lideresas asesinados.

La Paz, 04 de mayo (UNITAS).- El mega proyecto hidroeléctrico Hidroitango cobra otra victima civil. Se trata de Hugo Albeiro George Pérez, quien formaba parte de la Asociación de Víctimas y Afectados por Megaproyectos del municipio de Ituango en el departamento de Antioquia en medio de una movilización social donde dos hombres armados en una moto dispararon contra el activista, según informan diferentes medios de comunicación colombianos.

Según un comunicado realizado por el Movimiento Ríos Vivos, Hugo Albeiro George Pérez fue asesinado en un contexto de movilización social, que terminó en un ataque violento perpetrado en el corregimiento de Puerto Valdivia donde también perdió la vida el sobrino de George, un mototaxista Domar Egidio Zapata George de 23 años.

Pese a la firma de Paz, Colombia sigue reportando una alta tasa de líderes y lideresas asesinados. Hasta el momento son 220, por temáticas territoriales.

“Él, como toda su familia, ha sido fuertemente afectado por el megaproyecto hidroeléctrico. Estamos exigiendo Justicia, que se esclarezcan los hechos, que se nos diga la verdad de lo sucedido que fue cuando avanza la movilización y protesta por lo que ha venido sucediendo con el proyecto hidroeléctrico más grande que se construye en Colombia”, informó la vocera del Movimiento Ríos Vivos, Isabel Cristina Zuleta.

De acuerdo al comunicado, el asesinato se da en el contexto de la movilización social iniciada el día miércoles 2 de mayo cuando las comunidades del corregimiento de Puerto Valdivia en vista de la angustia que vive la población que se encuentra aguas más abajo del muro de la represa.

“Las comunidades temen una posible avalancha y la emergencia social y ambiental producto del represamiento sin control que se da por la obstrucción del túnel de desviación de las aguas del río Cauca”, indica el comunicado.

El pasado sábado 28 de abril diferentes medios de comunicación en Colombia reportaron una emergencia en la zona del embalse de la represa Hidroituango, la primera fue cuando las aguas del río Cauca, cargadas de material rocoso, obstruyeron el ingreso a uno de los túneles de la hidroelectrica. La segunda fue tan solo dos días después.

Según señala el Movimiento Ríos Vivos, la obstrucción de los canales parte del muro de la represa se debe a la gran cantidad de material vegetal talado y no recolectado por la Empresa prestadora de servicios de agua, energía, alcantarillado y gas (EPM).

“El temor crece al escuchar posibles explosiones como medio para superar la situación o peor aún un “llenado prioritario de la presa” con los riesgos que esto implica y sin ninguna medida para la población aguas abajo ni aguas arriba, sin atención de los graves impactos psicosociales que hoy se viven”, indica el comunicado.

Además de este represamiento, el río bajó su cauce lo que también ha despertado la preocupación de campesinos en el caserío de Puerto Valdivia.

“Muchos de sus pobladores temen por su vida y exigen reubicación de EPM”, dice el comunicado.

La familia George ha habitado de manera ancestral en la finca Manzanares y son poseedores de buena fe de estas propiedades ubicadas en la vereda de Filadelfia.

Hugo Albeiro tenía 47 años y una familia compuesta por 12 hijos menores de 10 años, mayoría mujeres, una beba y una nieta. La esposa de Hugo Albeiro es barequera del río Cauca, ama de casa, agricultora y gran trabajadora quien se encuentra en un desasosiego al pensar en sostener económicamente su gran familia en medio de las afectaciones por el mega proyecto de Hidroituango.

Hasta el momento muchos campesinos han sido afectados de innumerables maneras por la construcción del mega proyecto de represa HidroItuango, en las que sobresalen el no reconocimiento de la posesión de la finca de las cual dependen más de 50 personas. Además de los daños a los cultivos, los caminos de herradura, la perdida de semovientes, de árboles maderables y frutales causadas principalmente por la construcción de la vía entre Puerto Valdivia y la Presa. Además, los integrantes de la familia son víctimas del conflicto armado, sobrevivientes de las olas de violencia del corregimiento de El Aro en Ituango.

“Como Movimiento social expresamos nuestro profundo dolor por el asesinado de nuestro compañero al mismo tiempo que se asesina al río Cauca. Exigimos justicia social y ambiental, que no queden en la impunidad estos delitos, que pare el asesinato de líderes y defensores de derechos humanos en Colombia y que se nos permita expresar libremente nuestras ideas, protestar y continuar exigiendo nuestros derechos al Estado y oponiéndonos a la política minero energética”, finaliza.