(591-2) 2420512 unitas@redunitas.org

La Paz, 11 de mayo (UNITAS).- El presidente de la Confederación de la Nacionalidad Kichwa del Ecuador- (ECUARUNARI), Carlos Pérez Guartambel denunció que él junto a dos dirigentes de la Federación de Organizaciones Campesinas e Indígenas del Azuay (FOA) fueron retenidos a la fuerza y agredidos por trabajadores de la empresa minera Junefield Ecuador – Ecuagoldmining South America S.A que trabaja en el proyecto minero Rio Blanco ubicado entre las parroquias cuencanas de Molleturo y Chaucha, en la provincia del Azuay, Ecuador.

Los agresores rompieron los neumáticos y amenazaron con prender fuego al vehículo en el que Pérez y los dirigentes Mario Fárez y Víctor Hernández se trasladaban a la zona del proyecto Río Blanco.

El hecho ocurrió el miércoles 9 de mayo a las 7.30 de la mañana en la Comunidad de Cochapamba, en la parroquia de Molleturo, donde las comunidades desarrollaban una acción de protesta y resistencia contra el proyecto minero del Grupo Junefield de capital chino.

Los dirigentes fueron llevados hasta la garita de vigilancia de la empresa y al convento de la iglesia de Cochapamba, donde fueron detenidos e incomunicados.

Según reportan diferentes medios de comunicación y un comunicado de la Fundación Andina para la Observación y Estudio de Medios (FUNDAMEDIOS) de Ecuador, los tres dirigentes habrían agredidos físicamente y amenazados de muerte hasta su liberación, ocurrida después de siete horas, a las 14:30 gracias a la intervención de periodistas presentes en la zona.

Desde Ecuador se reportó que los trabajos en la mina están suspendidos por tiempo indefinido y con un resguardo policial y militar de 300 efectivos durante las 24 horas del día, en turnos rotativos.

Las autoridades ofrecieron restablecer la vía que fue bloqueada el pasado miércoles, y que impedía el acceso al campamento por el sector de San Pedro de Yumate y Cochapamba que fue tomado por los comuneros.

Además, se denunció que se tuvo conocimiento que trabajadores de la empresa minera impidieron el paso de una de las ambulancias que se dirigían a prestar atención a los heridos en la comunidad.

“Bajaron las llantas del carro, intentaron cortarme el cabello, me escupieron, fue una situación grave por la que pondré una denuncia penal”, explicó Pérez.

El bloqueo de vías y toma del campamento minero se inscribe en el marco de protestas de varias comunicades con el propósito de garantizar el derecho fundamental al agua, así como de otras poblaciones, que tienen en los páramos un fuente de recursos hídricos esenciales para la vida.

La organización local responsabiliza del conflicto a la compañía minera que pretende imponer su proyecto en contra de la voluntad comunitaria, y aplicando estrategias de corrupción y división social.

También responsabilizan a los gobiernos últimos gobiernos de Ecuador y piden al actual presidente Lenin Moreno garantizar los derechos de la población originaria ya que según las comunidades el Estado no cumple con sus obligaciones

Asimismo, convocan a las organizaciones sociales y de derechos humanos a vigilar la situación para que el conflicto se resuelva en favor de los derechos.

También piden se detenga cualquier intento de represión o de persecución judicial contra los comuneros acogidos al derecho a la resistencia, amparado en el art. 98 de la Constitución de Ecuador.

El presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie), Jaime Vargas, convocó a una gran asamblea para decidir acciones de rechazo a las concesiones mineras otorgadas por el Gobierno.

Vargas manifestó que el diálogo con el Ejecutivo se encuentra desgastado por lo que no descartó nuevas movilizaciones.

Lea aquí el comunicado de FUNDAMEDIOS —>

Sobre proyecto minero Rio Blanco FUNDAMEDIOS ECUADOR