(591-2) 2420512 unitas@redunitas.org

La Alianza de OSC para la Eficacia del Desarrollo (AOED) apela a los Estados miembros a reavivar el espíritu de cooperación que permitió concebir la Agenda 2030, a cooperar para paliar la ausencia de consenso en una Declaración Ministerial en el Foro Político de Alto Nivel (FPAN) de este año y a respaldar el mandato y los principios de la cooperación eficaz para el desarrollo (CED)[1] a fin de poder alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Este desenlace ha sentado un precedente preocupante para el FPAN y, de prolongarse la situación, la AOED teme que los medios para implementar la Agenda 2030 tengan menos posibilidades de cumplir con los compromisos de los ODS en muchos países.

Al tratarse del principal mecanismo de rendición de cuentas en la implementación de los ODS, el FPAN debe posicionarse como el espacio donde los países demuestren que son transparentes, rinden cuentas, permiten la apropiación democrática de sus estrategias de desarrollo, entablan alianzas inclusivas y mantienen un enfoque en los resultados fundamentado en la idea de no dejar a nadie atrás.

A fin de poder satisfacer el alcance y las ambiciones de la Agenda 2030 y cumplir los ODS, la AOED considera que las Naciones Unidas y los Estados miembros deben abordar las siguientes cuestiones:

En materia de financiación de los ODS y de cooperación para el desarrollo

La Declaración Ministerial de este año ha aludido a la cooperación para el desarrollo de una manera meramente simbólica e insignificante si se compara con la importancia que se ha otorgado al creciente papel del sector privado en el desarrollo.

El lema de “pasar de millardos a billones”[2] ha permitido a numerosos socios de desarrollo eludir el compromiso de donar el 0,7 % del INB. Este severo incumplimiento es especialmente preocupante teniendo en cuenta la financiación necesaria para la consecución de los ODS. Actualmente, son varios los gobiernos que proponen que las corrientes de financiación no provengan únicamente de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD). Esta propuesta se ha utilizado para desestimar la relevancia de la ayuda y para disimular el hecho de que numerosos gobiernos están desentendiéndose de su compromiso respecto a la meta del 0,7 %.

A ello deben sumarse las propuestas de financiación del desarrollo que utilizan los fondos públicos únicamente como último recurso, como ilustra el actual modelo del Banco Mundial. Aparte de presentar dificultades para garantizar la cohesión política en la cooperación eficaz para el desarrollo, estas propuestas también invitan a preguntarse si la financiación proveniente de las grandes empresas privadas es realmente el medio más adecuado para vencer las desigualdades.

La AOED recalca la importancia de la AOD para financiar los ODS y exhorta a los socios de desarrollo a respetar su compromiso con la meta del 0,7 % del INB, así como a replantearse la tendencia generalizada actual que favorece al sector privado en la cooperación para el desarrollo.

En materia de rendición de cuentas del sector privado  

Durante el FPAN, los gobiernos y las instituciones financieras internacionales (IFI) se mostraron convencidos de que el sector privado será el socio clave en la implementación de los ODS y que su participación llenará el vacío en la financiación de la Agenda 2030. La AOED alberga profundas reservas sobre el papel del sector privado en la Agenda 2030, ya sea mediante la promoción de alianzas público-privadas (APP) o de la financiación combinada, en especial si no se instauran los sistemas de rendición de cuentas necesarios.

Asimismo, la cuestión de la rendición de cuentas del sector privado debería abordar el papel de las multinacionales privadas en los patrones de consumo y de producción insostenibles. Se trata de uno de los principales factores del deterioro medioambiental y perjudica el acceso de las personas al agua y los alimentos, así como los esfuerzos por erradicar la pobreza.

La AOED insta a las Naciones Unidas y a los Estados miembros a que desarrollen e instauren sistemas de rendición de cuentas que garanticen que tanto los actores públicos como los privados cumplan con los marcos existentes, como los protocolos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y de la ONU, los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos de las Naciones Unidas y las Líneas Directrices para Empresas Multinacionales de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Es necesario establecer sistemas que garanticen que estas formas de financiación sean coherentes con las estrategias de desarrollo nacionales democráticamente acordadas y cumplan por completo con los principios de los derechos humanos —en particular con el derecho de las personas al desarrollo— así como con estándares medioambientales internacionales.

En este aspecto, las OSC, las organizaciones sindicales, los representantes de los trabajadores y otras organizaciones de pueblos y de base desempeñan un papel crucial para garantizar que las empresas y los gobiernos rindan cuenta de sus actos. En ausencia de estos mecanismos, se corre el riesgo de sacrificar los derechos humanos y la rendición de cuentas pública en nombre de los beneficios económicos.

En materia de las alianzas inclusivas entre múltiples partes interesadas, los exámenes nacionales voluntarios y el compromiso con un entorno propicio para las OSC

La AOED aplaude que se haya ofrecido a las OSC la ocasión y el espacio para participar e intervenir en el FPAN de este año, especialmente durante su semana temática. No obstante, también expresa su preocupación por el hecho de que las sesiones a nivel ministerial —donde se presentan los exámenes nacionales voluntarios, o ENV— siguen suponiendo un diálogo artificial, lo cual no permite a las OSC participar de forma significativa o involucrarse con los gobiernos en lo que respecta al contenido de los exámenes presentados.

Aunque la Agenda 2030 reconoce el importante papel que desempeñan las OSC en cada fase de los procesos de implementación, monitoreo y seguimiento, este sigue limitándose a la teoría y brilla por su ausencia en la práctica. El proceso de ENV de este año ilustra claramente la necesidad de mejorar la inclusividad de este sistema.

La AOED insiste en la necesidad de construir auténticas alianzas entre múltiples partes interesadas. Estas alianzas deben incluir a todos los actores del desarrollo a fin de encarnar la inclusividad, la transparencia y la rendición de cuentas de todos los actores, así como formar la base del enfoque basado en los derechos humanos aplicado al desarrollo.

La AOED considera que el marco de implementación de los ENV sigue sin integrar ni implementar los principios de la CED para garantizar una participación significativa por parte de las OSC. El proceso no reconoce ni aprovecha el papel de las OSC como actoras del desarrollo independientes por derecho propio; y sin embargo, la sociedad civil puede hacer gala de su movilización, su papel a la hora de visibilizar los problemas de las personas y su experiencia en la presentación de modelos sostenibles alternativos. A ello hay que contraponer el sector privado internacional, cuyo papel teóricamente positivo han respaldado varios gobiernos.

A este respecto, deben fijarse unos estándares mínimos de participación de la sociedad civil y de las organizaciones de pueblos a nivel institucional en todas las fases del proceso de examen. A un nivel más amplio, la plataforma exhorta a los Estados miembros a que contrarresten la tendencia a reducir los espacios cívicos a nivel nacional, lo cual permitiría una participación más significativa en los procesos de desarrollo nacionales y en el monitoreo a nivel nacional de los ODS.

El futuro de la Agenda 2030 y del FPAN

La AOED considera que será crucial abordar estas cuestiones para implementar los ODS y cumplir la Agenda 2030. Las OSC han manifestado su preocupación por el hecho de que los Estados miembros se están retractando de muchos de sus compromisos en el FPAN de este año. La plataforma seguirá exigiendo que los Estados miembros mantengan su palabra respecto a estos compromisos.

La AOED reafirma su compromiso con la consecución de los ODS y de la Agenda 2030. No lograremos los ODS sin el involucramiento de todos los actores del desarrollo y, en particular, de la sociedad civil, que representa a la parte interesada más grande de todas. En un momento en el que las sociedades encaran el reto de convertirse en resilientes y sostenibles, tanto para esta generación como para la siguiente, la AOED defiende el importante papel que desempeña la cooperación para el desarrollo para atender las necesidades de todas las partes interesadas, y en particular, las de las comunidades pobres y marginadas.

[1]La Alianza de OSC para la Eficacia del Desarrollo (AOED) es una plataforma de organizaciones de la sociedad civil presente en siete regiones y ocho sectores cuyo objetivo es participar activamente en el discurso sobre la cooperación eficaz para el desarrollo y la financiación para el desarrollo.  La AOED envió una delegación al Foro Político de Alto Nivel (FPAN) de este año  para que participara, entre otros, en sesiones oficiales, actividades paralelas y eventos especiales como las intervenciones directas.  La AOED también participó activamente en el Mecanismo de Coordinación de la Subdivisión de Grupos Principales y Actores Relevantes para contribuir a la difusión de los mensajes clave de la plataforma.

[1] Los principios de la CED son la apropiación democrática, la transparencia y la rendición de cuentas de todos los actores del desarrollo, el enfoque en los resultados para las personas y las alianzas inclusivas para el desarrollo.

[1] Según declaraciones de bancos multilaterales de desarrollo tales coCPDE VNR Survey brief
mo el Grupo del Banco Mundial