Noticias | Actividades | Voz Popular
Boletín Virtual
 

El cóndor de los Andes se extingue.

13 de junio de 2008
Fuente: ABDES

EXTINCIÓN • En Venezuela y Colombia ya no hay esta especie. Quedan casi 6.200 en Argentina, Bolivia, Ecuador, Chile y Perú, según un estudio.

El mítico cóndor andino, el ave voladora más grande del planeta, lucha por sobrevivir en las altas cumbres sudamericanas entre las torres de alta tensión y la persecución humana, que lo han colocado al borde de la extinción.

Este animal mitológico, cuya forma de planear deja sin aliento a quienes tienen la posibilidad de avistarlo, habita en los Andes, desde Venezuela al Cabo de Hornos, pasando por Ecuador, Perú, Bolivia, Chile y Argentina, entre los 400 y 4.500 metros de latitud.

Pero la especie se ha reducido paulatinamente, pese a ser símbolo nacional de Bolivia, Chile, Colombia y Ecuador, que lo tienen representado en sus respectivas banderas y escudos.

Según uno de los escasos estudios sobre este animal, publicado por USAID en el 2007, la población total rondaría los 6.200 ejemplares, de los que dos tercios estarían en Argentina y Chile.

El “vultur griphus”, su nombre científico, prácticamente ha desaparecido de Venezuela y Colombia, mientras en Perú, Bolivia y Ecuador no hay cifras, señala el informe del Instituto de Recursos Naturales (Inrena) de Perú.

Estos datos han puesto en alerta a los ambientalistas, en disputa sobre si se deben habilitar espacios para que los turistas disfruten de su avistamiento, como ocurre en el Cañón del Colca, con casi 100 km de longitud y una profundidad de 3.400 m.

Allí, a unos 1.000 kilómetros al sur de Lima, viajeros llegados de todo el mundo se maravillan ante el cercano, silencioso y perfecto vuelo de la veintena de cóndores que habitan el lugar.

Esta cercanía al hombre es uno de los motivos que ha puesto en peligro al ave gigante, explica el biólogo del Inrena Arturo Cornejo. Pero hay amenazas mayores, como los postes de alta tensión, la persecución con fines comerciales, los pesticidas y la progresiva pérdida del hábitat.

“El hombre se ha acercado cada vez más y ha ocasionado alteraciones por el impacto que tienen las torres de alta tensión; en algunos lugares los cóndores han muerto electrocutados (...); se utilizan pesticidas en zonas agrícolas y los animales pueden morir”, aclara Cornejo.

“En algunas localidades creen que los cóndores matan a su ganado, a las crías, por eso colocan veneno para eliminarlos”, agrega. Aún así, Cornejo cree que “sí es posible desarrollar un turismo sostenible de observación de aves, pero cumpliendo con los estándares internacionales” y ello pasa por la creación de “refugios adecuados para que el ave no se sienta intimidada”. El cóndor andino es un ave gregaria y carroñera, cuyo cuerpo mide entre 100 y 120 centímetros, aunque la envergadura de sus alas puede alcanzar los 3,5 metros.

Los adultos son negros, con collar y plumas blancas en la parte dorsal de sus alas, mientras los jóvenes son marrones. Los más llamativos son los machos por su prominente cresta y papada.

Estos animales pueden planear largas distancias en un día; en el caso de los cóndores del Colca vuelan hasta la costa peruana, a unos 200 km, sólo para devorar lobos marinos muertos y regresar a su morada al anochecer.

La relación del hombre andino con el cóndor data de tiempos prehispánicos y su significado se refleja en una abundante representación en cerámicas y tejidos. Cañón del Colca, Perú, EFE

Fuente: La Razón

 

INICIO :: QUIÉNES SOMOS :: CONTACTOS
Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social. 2007. © Todos los derechos reservados
Calle Crespo # 2532 Teléfonos: (591) 2420512 - (591) 2417218 - (591) 2125811 Fax: (591) 2420457
E-mail: unitas@redunitas.org. Casilla: 8666 La Paz - Bolivia