• Programa NINA – Nuestro Plan es la Vida
  • Agencia de Cooperación

    Broederlijk Delen, Caritas France, Diakonia, Embajada de Suecia
  • Año

    1989

“Nuestro Plan es la Vida: formación, aprendizaje colectivo y generación de propuestas de dirigentes y líderes campesinos, indígenas, originarios de Bolivia”.

El Programa NINA nace en 1989 y tiene la misión de “contribuir en la consolidación de la capacidad organizativa, de propuesta, incidencia y ejercicio de derechos del movimiento indígena originario campesino, desde el campo y la ciudad, facilitando instrumentos de discusión y reflexión en la formación de hombres y mujeres líderes y dirigentes, fortaleciendo la práctica democrática en sus organizaciones y apoyando iniciativas de gestión territorial. Se constituye, además, en una plataforma que impulsa y dinamiza espacios de encuentro, propuesta y procesos de incidencia pública, en articulación con otros actores de la sociedad civil”.


Estrategias

Estrategia de Fortalecimiento organizativo, orientada a lograr impactos en las capacidades de las organizaciones, sus líderes y dirigentes y en la democratización de su funcionamiento.

Estrategia de incidencia y ejercicio de derechos colectivos, busca el posicionamiento de las organizaciones en articulación con la sociedad civil, la incidencia en políticas públicas y el desarrollo de agendas para el ejercicio de sus derechos colectivos.

Estrategia de fortalecimiento institucional, busca lograr la sostenibilidad de los resultados y la acción del Programa, así como condiciones internas para el cumplimiento de sus objetivos.


Líneas de Acción

Formación: desarrollo de procesos formativos -presenciales y no presenciales- de líderes y dirigentes varones y mujeres, de organizaciones indígena originario campesinas.

Acompañamiento: apoyo al desarrollo de iniciativas de las organizaciones indígena originario campesinas y la sociedad civil, para su fortalecimiento, incidencia y ejercicio de sus derechos.

NINA es una palabra que en quechua y aymara significa FUEGO. Los indígena originario campesinos la asumen como un símbolo presente y latente: “EL FUEGO QUE NUNCA SE APAGARÁ”.

Agencias de Cooperación