• Proyecto: Abogacía por el Derecho Humano a la Alimentación y Promoción de los Sistemas Alimentarios Locales en Perú y Bolivia
  • Agencia de Cooperación

    Welt Hunger Hilfe
  • Año

Proyecto: Abogacía por el Derecho Humano a la Alimentación y Promoción de los Sistemas Alimentarios Locales en Perú y Bolivia

La construcción de Sistemas Alimentarios Sostenibles – SAS se da en un contexto de disputas entre actores, poderes y visiones sobre la alimentación, el desarrollo y la propia sociedad; esas disputas se expresan en las decisiones de política pública y la asignación de presupuestos, en las dinámicas económicas y de los mercados que, a diversas escalas, se desenvuelven vinculando territorios y personas. Su desenvolvimiento está condicionado por las características de los ecosistemas en que se enraízan y tiene repercusiones ambientales, y también está enmarcada por culturas, flujos de información y el posicionamiento de los y las ciudadanas.

 

El presente proyecto pretende abordar el tema con una plataforma multiactor en la que los/as consumidores urbanos sean el referente central, y que además de los productores agropecuarios, involucre también a funcionarios y autoridades de entidades estatales de nivel subnacional y nacional; a individuos, organizaciones y empresas.

 

Una campaña de comunicación que abarca la producción de materiales de difusión impresa y audiovisual, articulación de redes virtuales temáticas y generadoras de opinión, utilización de medios alternativos de comunicación.

 

Generación de conocimiento a través de la promoción de espacios de investigación sobre sistemas alimentarios en el país y en La Paz particularmente.

 

El concepto de Sistemas Alimentarios Sostenibles – SAS que proponemos articula procesos de producción, transformación, comercialización y consumo de alimentos, procesos sociales en torno de la alimentación que expresan una apuesta por un tipo de sociedad más democrática, justa, sostenible e intercultural, con las siguientes características:

 

SAS debería articular procesos y relaciones de producción, distribución, comercialización y consumo que se auto sostienen, dentro de un determinado territorio, sin depender excesivamente de actores y factores externos.

 

Deben tener impactos limitados en los ecosistemas en que se desenvuelven buscando la mayor armonía posible entre la producción, el consumo y la naturaleza.

 

Deberían generar vínculos dinámicos, de solidaridad e integración entre los espacios rurales y urbanos, fortaleciendo particularmente las condiciones de vida en el campo (reduciendo la pobreza), la valoración del campo y su producción en la ciudad (reduciendo la discriminación), y garantizando el acceso (precios justos y accesibles) a productos de calidad en la ciudad.

 

Deben garantizar la producción y accesibilidad de alimentación favorable para la salud humana, en contraste a la alimentación producido en las industrias alimentarias convencionales.

 

Deben generar dinámicas y mercados justos que garantizan estándares de vida e ingresos mejores para los/as productores, y productos de calidad a precios accesibles para los consumidores, reduciendo la desigualdad y pobreza que aqueja a uno/as y otros/as.

 

Pueden además sostener y potenciar prácticas y tradiciones culturales locales, revalorando la producción local, la identidad del campesino o indígena, y la valoración de la vida rural en general.

 

Deben integrar de forma transversal un enfoque de derechos en el sentido de que garantiza los derechos de las distintos personas y grupos involucrados en las distintas dimensiones del sistema.

 

Finalmente, los SAS deben ser altamente dinámicos, flexibles y adaptables a las cambiantes condiciones culturales, sociales, ambientales y económicas en que se desenvuelven.

Agencias de cooperación