“Los consumidores no saben lo que comen”

UNITAS

¿Cuánto sabemos sobre la procedencia de los alimentos que consumimos? Un movimiento de organizaciones, colectivos e instituciones que está por nacer y que busca la alimentación sustentable de la población señala que la gente sabe muy poco acerca de lo que come, por ejemplo saber el dónde, el cómo y el con qué se produjo un determinado alimento.

Jaap Op de Coul de la ONG Solidagro, una institución que trabaja en Cochabamba en el enfoque de derechos de alimentación sostenible, explica que una opción para velar por la seguridad alimentaria es la agroecología, una agricultura alternativa que resguarda el medio ambiente y evita la contaminación y el uso de agroquímicos en cultivos, entre otras características.

A su criterio, impulsar la agroecología es una cuestión de salud humana. “Aquí yo creo que muchos consumidores y yo también soy un consumidor, no sabemos lo que estamos comiendo. Sabemos los que trabajamos en esto, que el campo se utiliza bastante agroquímico y a veces hasta de manera descontrolada y esto es un problema de salud pública”, describió.

La agroecología busca cuidar los recursos naturales que permiten la agricultura, como ser el suelo, el aire, el agua, entre otros que se han visto afectados, por ejemplo, por los químicos que se emplean en los cultivos, por la pérdida de prácticas como la rotación de cultivos entre otras prácticas inapropiadas.

La complejidad del tema se extiende a los consumidores

Pero el problema va más allá de si se emplean o no químicos para la producción de alimentos. A juicio de Op de Coul, son los propios consumidores que aún no están informados lo suficiente para demandar productos libres de agroquímicos, pese a que en Cochabamba y en otros departamentos hay productores que prescinden de plaguicidas y fertilizantes en sus cultivos.

“Nosotros trabajamos con productores en el campo y ahora nos damos cuenta que cuando no prestamos atención a los consumidores, no se va a solucionar este problema, porque al final tienen que ser los consumidores los que reclamen un consumo sano. Cuando los consumidores no exigen, los productores no lo van a producir”, relató.

Según cuenta, desde 2005 que Solidagro trabaja en el cono sur de Cochabamba, con el desarrollo de modelos agroecológicos concretos, como es el caso de huertos ecológicos, microriego, cocinas económicas que reduzcan el uso de carbón, entre otros proyectos.

Solidagro es parte del proceso de articulación de organizaciones, instituciones y colectivos por un Movimiento Agroecológico Boliviano (MAB), cuya finalidad será la de construir una propuesta agroecológica de producción y consumo de alimentos sanos y nutritivos.

Entre las organizaciones que impulsan el MAB están la Plataforma Nacional y Regional de Suelos, el Consejo Departamental de Alimentación y Nutrición de la Gobernación de La Paz, el Grupo Técnico de Cambio Climático, la Fundación Machaya Amawta, Ecotambo, Solidagro, la Asociación de Organizaciones de Productores Ecológicos de Bolivia, la Fundación Tierra, CIKOA y el programa de Sistemas Alimentarios Sostenibles (SAS) de la Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social (UNITAS).