El Coronavirus se cobra la vida de una mujer que padecía cáncer; el sector se declara en emergencia

Texto: UNITAS. Fotografía: Luis Gandarillas.

Los enfermos con cáncer a nivel nacional están en emergencia. A la precaria atención en salud que vienen recibiendo desde hace años atrás se sumó la pandemia por el Coronavirus, que está dejando luto, pues hace unas semanas atrás falleció una mujer adulta mayor que había vencido el cáncer, pero no pudo ganarle la batalla a la Covid-19. Se trata de Julia Challco.

Según la presidenta de la Asociación de Personas y Familiares con Cáncer en La Paz, Rosario Calle, «doña Julia Challco superó el cáncer hace un año y medio».

«Ha sido atendida gratuitamente con el convenio de la gratuidad de radioterapia y braquiterapia. Ella era una de las primeras pacientes y el coronavirus la mató. Ha ido a varios hospitales, ha ido al hospital de La Portada y no la han podido salvar”, informó Calle en entrevista con la Unión Nacional de Instituciones para el Trabajo de Acción Social (UNITAS).

La muerte de Challco es una muestra de la difícil situación por la que están atravesando los enfermos con cáncer a nivel nacional. La falta de profesionales para atenderlos, de equipos e instalaciones hospitalarias, que se han visto rebasadas por el virus, han obligado a que varios enfermos con cáncer no reciban su tratamiento incluso desde enero, cuando aún no había la cuarentena por el Coronavirus.

“Muchas pacientes del Hospital de Clínicas han tenido que salir a las calles, muchas para vender, porque de eso viven, viven de la venta de galletas, de gelatinas o de verduras. Han tenido que salir a trabajar porque no tenían dinero para la comida para sus niños. Se han contagiado muchas y no ha habido dónde llevarlas. Las autoridades no han previsto, no han tenido un plan de contingencia por si se contagian pacientes tan vulnerables como son los pacientes con cáncer. ¿Dónde los van a llevar para  internarse? Muchos pacientes se han curado en sus casas”, narró la dirigenta.

Ante esta situación, el pasado miércoles, varios enfermos con cáncer y sus familiares se dirigieron a plaza Murillo para demandar a la Asamblea Legislativa la aprobación del proyecto de ley que establece la asignación del 10% para la salud en el presupuesto nacional.

Realizada la movilización en plaza Murillo, los pacientes con cáncer no lograron ser escuchados por las autoridades del Legislativo y, más al contrario, fueron gasificados por la Policía. Una de las enfermas con cáncer presente en la protesta era doña Celia Mendoza, quien fue agredida por los policías cuando demandaba con su cartel el 10% de presupuesto para la salud. Ella tuvo que desvestirse en plena protesta al ver los abusos policiales que se cometían contra ella y sus compañeros.

“Dijimos que íbamos pacíficamente y salimos cantando ‘Viva mi Patria Bolivia, sin cáncer es mejor’. Nos han rodeado los policías, nos han empujado, gasificándonos por la espalda, nos han golpeado. Hemos hecho un pedido para salud para tener una vida digna, lastimosamente era tanta mi impotencia de ver a mis compañeros que nos estaban golpeando que me desvestí mostrando mi cicatriz y así han parado los policías”, relató Mendoza.

“Los pacientes con cáncer también tienen sueños y tienen familias. Tienen derecho a la vida como todos y necesitamos que se nos atienda, que den una mirada a este tema, que den prioridad a la salud”, exigió por su lado Calle.

A estas vicisitudes que atraviesan los enfermos con cáncer se suma otra: el convenio que posibilita la gratuidad de la radioterapia y la braquiterapia para pacientes con cáncer de escasos recursos económicos, el cual tiene validez sólo hasta el 1 de octubre de 2020, de acuerdo con el Decreto Supremo 4231. Posterior a esa fecha ya no habrá tal beneficio para los más necesitados que afrontan esta enfermedad.  “Vamos a exigir que esto se amplíe”, comentó Calle.

Un análisis realizado por el Programa Urbano de UNITAS da cuenta que los enfermos con cáncer han sido desprotegidos en esta pandemia. “La pandemia ha logrado magnificar y detonar las afectaciones y la situación de mayor indefensión a los enfermos con cáncer, al dejarlos desprotegidos por la atención del contagio viral. Esto sin considerar que las enfermedades de base eran las más vulnerables al virus, además de las problemáticas transversales de esta población.”

Sobre el convenio para la gratuidad de radioterapia y braquiterapia, UNITAS observa que de concretarse esta situación y no haber una ampliación, se pondría “en riesgo la vida de cientos de personas con cáncer”. “A través de los compromisos del Estado boliviano a nivel internacional no existe justificativo para no atender las necesidades de las poblaciones más vulnerables. Se debe considerar el incremento de las necesidades por parte de grupos en especial situación de vulnerabilidad como son los pacientes con cáncer”, resalta el análisis del Programa Urbano.